El tablet de bajo coste, ¿el único formato que vale la pena para el consumidor medio?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Últimamente parece que tanto consumidores como fabricantes están prestando especial atención a modelos de tablets con una dimensiones más reducidas y un precio acorde a su menor tamaño. Es obvio que un producto económico suele estar mejor situado para tener éxito, pero quizá en este caso las alternativas más caras sencillamente no aporten el suficiente valor al usuario para que le resulten atractivas.

Con la presentación de iPad mini y la popularidad de la que disfruta el Nexus 7 ha quedado claro que los tablets de siete pulgadas gozan del favor del público, y que cada vez están desplazando en mayor medida a los modelos de dimensiones superiores. Buena parte de su éxito radica en un precio reducido, y de hecho son numerosos los modelos de marcas poco conocidas que incluyen Android y ofrecen unas prestaciones sencillas por muy poco dinero. Los consumidores parecen dejarse seducir por la moda del bajo coste, y pienso que no es sólo por ahorrar, sino que la mayoría de los usuarios encuentra en este segmento lo que realmente necesita.

Imagen de un tablet Nexus 7 desde varios ángulos

Mi opinión es que los compradores son conscientes de las limitaciones de las alternativas de reducidas dimensiones y de bajo coste, pero que optan por ellas porque consideran que un tablet es gadget que aporta un valor escaso, por lo que no están dispuestos a realizar una inversión superior. Y es que las tareas que se ejecutan en uno de estos dispositivos ya las pueden hacer en sus ordenadores, así que su compra es un pequeño lujo. Un iPad mini o un Nexus 7 pueden resultar más cómodos para ciertas funciones, pero en muy pocos casos son aparatos imprescindibles.

Excluyendo a los usuarios que adquieren un tablet para usarlo en movilidad, para casi todos nosotros se trata de un pequeño capricho, así que preferimos adquirir un modelo más sencillo a un precio reducido y no uno que sea más completo y útil pero que resulte caro. Este comportamiento puede representar un riesgo para Windows 8, que pretende dotar de más potencia y versatilidad a los dispositivos táctiles, pero a cambio de un coste mayor. En cualquier caso, los consumidores se decantarán por la opción que más se adapte a sus necesidades, según vayan a hacer un uso intensivo de su tablet o lo reserven para ocasiones puntuales.

Fotografía de un iPad mini de Apple desde varios ángulos

Mi opinión es que, para la mayoría de los usuarios, estos estos dispositivos no son demasiado necesarios, y por eso el gran público encuentra los modelos de bajo coste idóneos, aunque sean productos con limitaciones a la hora de realizar muchas tareas. Considerando la complicada situación económica a la que nos enfrentamos, es lógico que todos ajustemos al máximo nuestro presupuesto tecnológico. Así que mi apuesta es que los tablets de bajo coste disfrutarán de mucho éxito en los próximos meses, a pesar de que no sean las alternativas más avanzadas del mercado.

¿Qué opinas tú de este tema? ¿Prefieres un Nexus 7 o un iPad mini aunque no sean muy cómodos para ciertos usos, o te parece que un modelo más grande y versátil es lo ideal?

Archivado en iPad mini, Nexus 7, Tablets, Tablets de bajo coste
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (7)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion