Xbox One tendrá un sistema de DRM complejo, hará más difícil la segunda mano

COMPARTIR 0 TWITTEAR

¡Qué tiempos aquellos en los que todo lo que necesitabas para disfrutar del ocio electrónico era un televisor, la consola y un juego! Porque parece que, en plena era digital, el concepto de software como propiedad empieza a diluirse, y los compradores ya no somos dueños de pequeños discos brillantes, sino que se nos van a otorgar ciertos derechos respecto a un juego, y deberemos tener en cuenta y adaptarnos a una larga serie de condiciones si queremos dar el salto a la próxima generación de videojuegos.

Desde el día de la presentación de Xbox One, e incluso antes, hubo numerosas versiones de las medidas que iba a tomar Microsoft para luchar contra el mercado de juegos de segunda mano. Después de numerosas confusiones, parece que el gigante de Redmond está dispuesto a dar explicaciones claras y precisas, aunque siempre es posible que haya cambios de última hora. Y la primera mala nueva se trata de que su DRM se basa en un sistema de licencias que requerirá que toda máquina se conecte a Internet cada 24 horas (pero no de forma permanente) para poder controlar el uso que hacemos de los juegos.

La videoconsola Xbox One

Primero daremos las buenas noticias: Microsoft como editora permitirá que prestemos y revendamos en tiendas sus títulos, y no exigirá compensación a cambio. Es más, nuestros juegos estarán guardados en la nube, de forma que podamos usarlos en cualquier Xbox One con nuestra cuenta. Nosotros y hasta diez personas que formen el grupo de nuestra familia. Unas condiciones bastante generosas, sobre las que me mantengo cauto respecto a si serán matizadas en el futuro. Otro detalle es que podremos vender por la cantidad que deseemos nuestro juego (es decir, su licencia) a cualquier amigo que lleve más de un mes en nuestros contactos, y la compañía de Steve Ballmer no se llevará comisión, aunque sólo se podrá hacer un vez por título.

Y ahora llegan los problemas, porque:

las editoras pueden optar por permitir la reventa de sus juegos o no y pueden establecer los términos de negocio o las cuotas por estas transferencias con los establecimientos.

Así que si una compañía lanza un juego muy deseado y que promete revolucionar el sector, no tienen más que prohibir directamente que vaya al mercado de segunda mano. Es más, podría transformarse en una práctica común en todas las editoras. Y si no fuera así, de lo que no cabe duda es que su participación en el precio de reventa de cualquier producto implicará que se vuelva más alto, y les ofrecerá un control del mercado bastante preocupante. No sabemos cómo se aplicará esta política, pero parece que los peores augurios se están convirtiendo en realidad.

¿Qué opinas de este tema? ¿Crees que estamos ante la solución al problema de los seminuevos, o ante claras prácticas anticompetitivas en la industria?

Archivado en DRM, Microsoft, Videojuegos, Videojuegos de segunda mano, Xbox One
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (8)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion