Los smartphones, plenamente integrados ya en las fiestas navideñas

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Nokia¡ Lumia 928, iPhone 5 y Samsung Galaxy Galaxy S3

Lo cierto es que suele estar bastante mal visto ir a un bar con los amigos y no parar de mirar el WhatsApp, o revisar constantemente el correo electrónico en medio de una comida familiar. Hasta el punto de que supimos del caso de un restaurante israelí que rebajaba un 50% la cuenta si apagábamos el móvil mientras permanecíamos en él. Se trata de un tema de educación pero, como los smartphones resultan relativamente recientes, todavía no existe un consenso muy claro sobre el empleo que debemos darles en sociedad. Sin embargo, creo que ha llegado un momento en el que se hace evidente que, en lo que respecta a la Navidad, el asunto se vuelve distinto.

Considero que en estas fechas está aceptado usar y abusar de los teléfonos inteligentes, incluso durante eventos tan críticos como las comidas o los regalos. Primero, porque sus cámaras registran todos los detalles de esos momentos especiales. Además, representan la forma preferida para felicitar la Navidad a las personas lejanas. Por otro lado, uno de los temas de conversación recurrentes cuando nos encontramos a un familiar no muy cercano es el móvil que nos hemos comprado. Por último, los smartphones sirven para muchas cosas graciosas: poner villancicos, aplicaciones simpáticas, sorprender a los niños… Muchas utilidades apropiadas para un día festivo.

Otra cosa es que nos pasemos todo el tiempo empleando mensajería instantánea, algo censurable a no ser que hablemos con una persona muy querida de rato en rato. Por supuesto, mirar el correo de carácter profesional no tiene cabida en estos días, e incluso leer blog como Xombit debe ser algo a lo que mejor que nos dediquemos una vez acabe el festejo. Una desconsideración de este tipo suele volverse mayor en reuniones familiares, ya que habitualmente están presentes personas de una cierta edad, del todo desconectadas de las nuevas tecnologías, que no saben ni lo que estamos haciendo.

En definitiva, creo que los teléfonos inteligentes forman parte de nuestras vidas, y también de la Navidad. Seguro que en estos días los utilizaremos de manera intensiva, y dudosamente nadie nos lo reprochará. En mi opinión, sólo debe haber una regla de oro: estos gadgets deben unirnos a las personas y no separarnos de ellas. Y es que tenemos muchos días en el año para pasarnos ese nivel del Candy Crush que se nos resiste, y no en estas fechas en las que disponemos de la oportunidad de estrechar nuestros lazos familiares.

¿Qué opinas del tema? ¿Emplearás el móvil durante los festejos, o prefieres sacarlo lo menos posible del bolsillo?

Archivado en Navidad, Relaciones sociales, Smartphones
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (8)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion