El fracaso de Microsoft para establecer relaciones sólidas con los estudios de videojuegos

COMPARTIR 0 TWITTEAR

mando xbox one fondo negro

La época de PlayStation 3 resultó muy dura para Sony: perdió exclusivas como las sagas Final Fantasy o Metal Gear, mientras que Microsoft seguía contando con los Halo, Gears of War, Forza o Mass Effect. Así que Sony creó y reforzó alianzas con buenos estudios. Encargó a una empresa tan fiel como Naughty Dog los Uncharted, Sony Santa Monica continuó con los God of War, Media Molecule lanzó el genial Little Big Planet, Quantic Dream encontró su apoyo para crear Heavy Rain y Beyond: Dos Almas, siguieron saliendo los Gran Turismo… Unos acuerdos que consiguieron que la consola destacara por su software, a pesar de la fiebre de los multiplataforma.

Seamos realistas, realmente no resulta tan importante que Xbox One sea menos potente que PlayStation 4 si a cambio ofreciera un buen catálogo. Pero para crear un título estrella se necesita un desarrollador de primer nivel. Microsoft ha perdido a Bungie, que ha abandonado la saga Halo para diseñar Destiny en Activision. Epic Games también se ha quedado de lado, ha vendido los derechos de Gears of War pero no realizará los juegos. La exclusividad de Mass Effect se perdió hace años, y Bioware es un estudio con gran potencial. Respecto a Titanfall, no está nada claro que Electronic Arts se encuentre dispuesta a que Respawn Entertaiment siga trabajando únicamente para Xbox One.

Aunque el catálogo de lanzamiento de la última máquina de Microsoft me pareció superior al de su rival, no veo nada claro su futuro. La empresa no ha sabido mantener el talento a su alrededor, y cuando lo ha logrado ha sido a golpe de talonario. Compró una compañía tan importante como Rare (gran aliada de Nintendo) y todavía no ha conseguido que lance un juego que valga la pena. La verdad, considero un fracaso la política de los chicos de Redmond con los estudios, que puede tener graves consecuencias a medio plazo.

Todo el mundo da por hecho que PlayStation 4 disfrutará de buenos juegos (Infamous: Second Son, The Order: 1886, Uncharted 4, los próximos proyectos de Quantic Dream y los nuevos God of War), mientras que no hay tantas expectativas respecto a Xbox One. Puede que mi manifiesta preferencia por la máquina de Sony me haga parcial, pero creo que la empresa de Steve Ballmer debe asumir que los buenos estudios representan un recurso muy importante, que se debe cuidar a lo largo de los años con una relación basada en la confianza. Francamente, creo que Sony está muy por delante en este tema.

¿Qué opinas de este asunto? ¿Se pueden conseguir buenas exclusivas a golpe de talonario, o lo mejor es contar con desarrolladores de confianza con los que trabajar?

Archivado en Bungie, Epic Games, Microsoft, Videojuegos, Xbox 360, Xbox One
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (16)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion