7 sorprendentes casos en los que las leyes interfieren con el mundo sobrenatural

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Fantasma

Hace tiempo hablamos de cómo nuestros instintos primitivos nos inclinaban a creen en lo sobrenatural, pero los hombres de leyes no deberían dejar que espíritus y fantasmas interfirieran con sus trabajos. Lo cierto es que los seres humanos somos bastante irracionales, y conocemos gracias a io9 algunos ejemplos de situaciones legales reales que parecen una broma, pero no lo son. Aquí os dejamos una lista de las que más nos han sorprendido, y que no tienen desperdicio:

Cuidado con las casas encantadas: en ciertas partes de los Estados Unidos se debe informar a un comprador si un inmueble está “psicológicamente comprometido”, por ejemplo, si allí se ha cometido un asesinato. En 1991 llegó un caso a los tribunales de Nueva York por una vivienda supuestamente encantada, cuyo comprador no sabía de su situación. Aunque los jueces no indicaron de forma explícita dar crédito a la existencia de espíritus, consideraron que bastaba la fama para dañar el valor de mercado de la propiedad.

En San Francisco es necesaria una licencia para la necromancia: la adivinación del futuro por medio de los muertos seguramente es ilegal en muchas jurisdicciones, dependiendo de la forma en que se ejecute, pero en San Francisco resulta necesaria una licencia para practicarla.

Los animales míticos: en Texas, el Bigfoot se puede cazar, según se desprenden de las declaraciones del jefe del departamento de protección animal: no está entre las especies protegidas. Sin embargo, en Skamania County (Washington) una ley establece multas de hasta 10.000 dólares y cinco años de cárcel por matarlo. En Nepal, por otro lado, la embajada de Estados Unidos permite fotografiar al Yeti, pero no atacarlo.

Reencarnación legal: continuando con la política china de agresión al Tibet, cuando alguien se va a reencarnar en un Buda viviente, debe enviar un formulario. De lo contrario, la reencarnación será ilegal o inválida.

Exorcismos fuera de la ley: Laura Schubert fue sometida en Texas a un exorcismo que le causó heridas y alucinaciones. A pesar de que se realizó contra su voluntad, la justicia de Texas dijo que sería inconstitucional intervenir en asuntos religiosos, y el Tribunal Supremo no aceptó la apelación.

No se puede demandar al Diablo: Gerald Mayo demandó a Satán y a sus acólitos por todos los males que le causaron en la vida. Aparte de que el juez encargado no creía que el acusado fuera a presentarse en el juicio, también albergaba dudas de que los Estados Unidos tuvieran jurisdicción sobre el Maligno. El caso fue sobreseído, igual que el de Ernie Chambers, senador por Nebraska, que se enfrentó judicialmente a Dios.

Pero sí se puede demandar a un genio: en 2009, una familia denunció a un genio ante una corte religiosa en Arabia Saudí, por dejarles mensajes amenazadores en el buzón de voz, robar sus teléfonos móviles y tirarles piedras. Curiosamente, el tribunal anunció una investigación sobre el comportamiento del genio.

Sin duda, casos muy curiosos, que demuestran que los jueces no siempre son serios, ni tampoco los legisladores. Aunque, después de que un tribunal sentenciara que una empresa no puede ser dueña de un color, ya poco nos queda por ver. ¡Cuidado con los fantasmas, no vayan a denunciarte en la comisaría más próxima!

¿Qué opinas de estos casos? ¿Te parecen graciosos, o más bien un poco tristes?

Imagen | Curtis MacNewton

Archivado en Estados Unidos, Leyes, Mundo sobrenatural
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (9)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion