El futuro de los televisores: 5 tendencias que cambiarán nuestra forma de entretenernos

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Televisor 8K

Hace un tiempo ya vimos cómo han ido evolucionando los televisores y cómo lo harán en el 2015, pero hoy toca mirar a más largo plazo. ¿En qué condiciones disfrutaremos del entretenimiento en nuestros salones dentro de 5, 10 o 15 años? Siempre resulta difícil intentar adelantarse al futuro, pero ahora veremos que algunas tendencias actuales se desarrollarán con toda probabilidad en los próximos años. Claro que viviremos sorpresas, pero los televisores se han transformado en un mercado maduro, y tampoco parecen disponer de demasiado margen para la innovación.

Así que hemos escogido 5 tendencias que definirán nuestra experiencia con los televisores en el futuro. Me parecería muy extraño que algún fabricante no siguiera a rajatabla estas ideas, porque se tratan de 5 características que están de moda ahora y que no van a olvidarse en poco tiempo. Al final, llevamos décadas viendo como los televisores mejoran una y otra vez los mismos detalles, así que dudo que las marcas vayan a cambiar sus apuestas de un día a otro. Aclarado esto, aquí tienes los 5 aspectos en los que los televisores van a seguir avanzado en los próximos años:

Grandes, curvos… y envolventes

tv-4k

Los televisores cada vez son más grandes, desde que puedo recordarlo, los fabricantes siempre han ido lanzando modelos de más pulgadas y animando a los consumidores a renovar su viejo aparato. Pronto va a llegar un punto en el que, sencillamente, no podremos comprar televisores mayores porque no caben en nuestros salones. Poco a poco nos sentamos más cerca de las pantallas, pero todo tiene un límite… incluido el tamaño de nuestras casas. Por otro lado, cada vez se vuelven más comunes los paneles curvados, y también aparecen de vez en cuando dispositivos ultrapanorámicos de formato 21:9.

Igual estoy siendo atrevido, pero yo creo que estos factores sólo pueden desembocar en una cosa: televisores enormes que ocupen todo nuestro campo visual y que nos envuelvan en su curvatura. Hablamos de diseños un tanto extremos, tanto por el tamaño que alcanzarían como por los cambios que requerirían en la habitación que los albergue, pero yo ya me imagino en el medio de una enorme pantalla curva que me meta de lleno en la acción, y la idea suena genial.

¡Más resolución!

Gráfico comparativo de 1080p, 4K y 8K

Hemos pasado de las resoluciones estándar (480p) a la alta definición 720p y 1080p… y ahora estamos dando el salto al 4K. Incluso se ha hablado de que pronto iba a llegar el 8K al mercado de los televisores de consumo, algo que no se ha confirmado, pero que en cualquier momento podría hacerse realidad. Quizá parezca que hemos llegado a unas resoluciones tan elevadas que no tienen sentido, pero lo cierto es que las marcas nunca se cansan de añadir más y más píxeles a sus productos, y no parece que vayan a cambiar de actitud en los próximos 5, 10 o 15 años.

Así que seguro que veremos estándares nuevos con más calidad y, cuando la resolución toque techo, siempre podrá empezarse a elevar el refresco de la pantalla de 60 fotogramas a 120 fotogramas por segundo, o incluso más. También representa una opción aumentar la paleta de color para reproducirlo con más fidelidad. En cualquier caso, la mejora de las resoluciones tampoco es tan absurda, porque ya hemos visto que el futuro del sector son paneles de tamaños gigantescos, y para eso resulta importante que cuenten con una densidad de píxeles que mantenga la imagen nítida.

El smart TV hará el televisor independiente

Android TV

A día de hoy, un televisor no es nada por sí mismo. Debemos conectarle un reproductor de Blu-ray, un aparato tipo Apple TV o Chromecast, una consola… Estos dispositivos son los que proveen de contenidos a la máquina, y sin ellos poco más podemos hacer que ver programas del corazón en la TDT con calidades técnicas de risa. Sin embargo, la necesidad de enchufar a nuestro televisor un dispositivo externo podría acabar dejar de existir cuando se desarrollen las smart TV. Porque, a día de hoy, los televisores inteligentes están en pañales, pero no cabe duda de que van a despegar en los próximos años.

Cualquier contenido pronto estará disponible en un streaming de alta calidad, en parte gracias a los aumentos de las velocidades de acceso a Internet que se acercan a España. Incluso es posible que los videojuegos desde la nube acaben por funcionar y dejemos de necesitar hardware potente para disfrutar de títulos con gráficos avanzados. Por último, las aplicaciones para televisores no convencen por el momento pero, con la llegada de plataformas fuertes como Android TV, podríamos empezar a ver apps que tengan sentido en la gran pantalla.

Virtuosismo técnico

Panasonic TV 2015

Lo cierto es que hemos avanzado mucho desde los primeros LCD de colores pálidos, ángulos de visión escasos y estelas en los momentos de mucho movimiento. A día de hoy, podemos encontrar negros profundos, colores vivos y, en general, gran calidad de imagen, incluso en productos de precios asequibles. La verdad es que a la gama alta están llegando tecnologías verdaderamente asombrosas, como los puntos cuánticos que ya hemos analizado o los paneles OLED que algunas marcas empiezan a acercar a los consumidores.

A la vista de las más que aceptables calidades que disfrutamos a día de hoy, creo que nos espera un futuro en el que hasta los televisores más humildes contarán con paneles soberbios. Es cuestión de tiempo (bastante tiempo, tal vez) que las pantallas OLED se vuelvan populares, y eso implicará colores vibrantes, un contraste enorme, buenos ángulos de visión y una tasa de refresco elevadísima. Las marcas no dejarán de mejorar sus tecnologías, pero ahora mismo el objetivo es más refinar que revolucionar la calidad de los paneles.

Para todos los bolsillos

Televisor enorme

Siempre pasa lo mismo: se presentan novedades “irresistibles” en la gama alta a precios prohibitivos, en unos meses se vuelven más asequibles, y acaban llegando a los modelos más sencillos tras un tiempo. Hace mucho que se pueden comprar excelentes televisores por poco dinero, a pesar de que los verdaderos entusiastas siempre encontraremos una razón que nos haga pensar que un modelo caro resulta muy superior. Pero en los próximos años los dispositivos de gama media y baja van a ofrecer prestaciones de lujo.

Cada vez vemos televisores de más pulgadas a precios bajos, y esa tendencia no va a detenerse. Por su parte, llegará un momento en el que será muy difícil adquirir un televisor que no sea inteligente, al igual que pasa ahora con los teléfonos móviles. Poco a poco los paneles también mejorarán, y algunas marcas venderán modelos curvos asequibles, porque parece que esta moda ha venido para quedarse. Claro que existirán modelos de gama media y alta con características “increíblemente superiores”, pero muchos consumidores no encontrarán necesarios esos avances.


Así que estas son las tendencias para los próximos años en lo que a televisores se refiere. No sabemos si las marcas apostarán por alguna otra novedad (sería genial que mejoraran el sonido integrado de sus aparatos), pero está muy claro que en estos aspectos vamos a vivir una gran evolución. Al final, los fabricantes lo que quieren es vender, y necesitan generarnos la sensación de que nuestro televisor se ha vuelto obsoleto para que compremos uno nuevo. Desde luego, a nivel técnico la televisión ha llegado muy lejos, pero tampoco debemos olvidarnos que, al final, lo único importante es que los contenidos que consumamos nos diviertan.

¿Qué opinas de estas 5 tendencias? ¿Crees que he acertado al elegirlas, o consideras que he olvidado algún aspecto clave para el futuro del sector?

Archivado en Entretenimiento, Smart TV, Televisores
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (13)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion