Convertir Marte en una nueva Tierra es posible

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Marte Año 2100. Los primeros animales mamíferos, fruto de una evolución forzada, empiezan a nacer en Marte. Hay agua. Árboles gigantes. Paisajes similares a los que vemos a diario al asomarnos por la ventana. Y no. No es una película de Walt Disney. Tampoco es el último libro de Stephen King. Es un hecho que podría hacerse realidad dentro de algunos años.

Al menos, según ha informado Motherboard, esa es la intención de la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa (DARPA), un órgano perteneciente al departamento de Defensa de los Estados Unidos. Los científicos de DARPA aseguran que pueden cambiar la naturaleza de Marte, el planeta rojo, e ir transformándolo para convertirlo en una segunda Tierra. Pero, ¿cómo? A través de la ingeniería genética y la biología sintética.

Biotecnología

DARPA cuenta con lo que ya se ha bautizado como “el Google Maps de los genomas”. Se trata de un software, el DTA GView, que permite aislar, estudiar y potenciar los mejores genomas de cualquier ser vivo. Gracias a esto se espera diseñar nuevas formas de vida el doble de resistentes y con una mayor capacidad de adaptación.

El primer paso del proceso de metamorfosis de Marte es llevar hasta allí estos seres vivos creados en laboratorio. Las plantas harían la fotosíntesis y fortalecerían la atmósfera del planeta. Mientras tanto las algas y las bacterias alterarían la superficie rocosa, puliendo las cicatrices de impactos de meteoritos que se encuentran en ella. Con una atmósfera gruesa, repleta de oxígeno, y un suelo sólido y fértil sobre el que pisar, Marte podría ser el próximo hábitat del ser humano y de seres vivos, si es que no alberga vida ya.

Antes que Marte, podemos salvar nuestro planeta

Bosque devastado

“Por primera vez tenemos el kit de herramientas necesarias no solo para transformar entornos en nuestro propio planeta, sino para explorar el espacio y quedarnos allí”, afirma Alicia Jackson, subdirectora del departamento de Tecnología Biológica de DARPA.

Y es que gracias a esta tecnología no solo podemos empezar a colonizar el sistema solar y a maravillarnos con sus recovecos más hermosos, sino que podemos mejorar hábitats en nuestro propio planeta que se han visto perjudicados por el calentamiento global y por la huella del hombre. Además, conseguir aislar los genomas más fuertes puede ayudar a erradicar innumerables enfermedades. No obstante, todavía queda mucho camino por delante.

Archivado en Marte, Planetas, Universo, Vida extraterrestre
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (15)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion