Google, ¿un nuevo monopolio?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Tras el lanzamiento de Google+, somos muchos los que nos preguntamos hasta dónde llega la ambición del gigante de Mountain View, y si su dominio sobre Internet no comienza a ser excesivo.

En la década de los 90 había una empresa en el mundo de la informática alrededor de la que giraba todo. Microsoft, gracias a Windows, Office e Internet Explorer, tenía un dominio incontestable en los ordenadores personales, que aún se mantiene en lo respectivo a su sistema operativo estrella. Independientemente de la satisfacción de cada uno con los productos del gigante de Redmond, lo cierto es que no es positivo para los consumidores que una gran compañía controle todo un mercado y no haya competidores a la altura que innoven y fuercen a reducir los precios. Google, ¿un nuevo monopolio? Tras el lanzamiento de Google+, cabe pararse a pensar si en Mountain View están intentando posicionarse también en una situación de monopolio. Y es que quedan pocos campos en los que no tengan presencia: correo electrónico, aplicaciones ofimáticas, mapas, vídeo online e inclusos sistemas operativos, puesto que en plena era post PC no se puede restar importancia a Android y Chrome OS. La aventura que comenzó con el objetivo de localizar contenidos en la Red de forma rápida ha dado lugar a un coloso de Internet, que pretende atender la mayor parte de las necesidades de los usuarios.

Sin embargo, hay una diferencia respecto a los situación en la que estaba la empresa que dirigía Bill Gates. En su momento Microsoft tenía a su merced prácticamente todo el sector de la informática doméstica y empresarial, pero Google sólo cuenta con un dominio abrumador en el negocio de la publicidad y en el buscador. You Tube sufre una competencia fuerte, Android se encuentra inmerso en una guerra a tres bandas por la hegemonía en los smartphones e incluso para las Google Apps hay alternativas muy válidas. Así que que estamos ante una multinacional enorme y con muchos frentes abiertos, pero que no se puede considerar un monopolio porque la mayoría de sus creaciones conviven con otras opciones que ostentan una cuota de mercado aceptable. Lo que no quiere decir que no se deba incentivar el avance de las demás compañías, y vigilar que los chicos de Larry Page no abusen de su privilegiada posición. Y sobre todo, se ha de procurar que aquellas áreas en las que se encuentra muy por delante aparezcan otros servicios (como, por ejemplo, Bing) que luchen por hacerse un nombre. Google, ¿un nuevo monopolio? En definitiva, no hay nada que podamos reprochar a la ambición de Google, ni el contexto actual es demasiado preocupante. Aun así se les debe supervisar atentamente y favorecer la aparición de más posibilidades de elección. ¿Qué opinas tú? ¿Te sientes cómodo con esta situación, o piensas que están acaparando demasiado poder?

Archivado en Google, Microsoft, Monopolio
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (19)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion