Siete razones por las que no reservar una PlayStation 4 ni una Xbox One

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Seguramente, si eres aficionado de verdad a los videojuegos, estarás seriamente tentado a encargar una consola de nueva generación, ante la posibilidad de que las existencias se agoten y pasen semanas o incluso meses antes de que se normalice el stock de estas máquinas. Pero las prisas nunca son buenas consejeras, ni siquiera en el cambiante mundo de la tecnología. A continuación te damos siete buenos argumentos por los que creemos que debes esperar a que salgan estas consolas antes de plantearte una elección.

Mandos de PlayStation 4 y Xbox One

Considerando la noticia de la que ayer nos hacíamos eco, según la cual en Estados Unidos, ya se están empezando a agotar las reservas de máquinas de nueva generación, seguro que más de uno está pensando en asegurarse que en el lanzamiento tenga una unidad guardada, sobre todo con el precedente de la Nintendo Wii, cuyo stock tardó muchas semanas en estabilizarse. Pero hacer un reserva representa confiar ciegamente en una compañía y arriesgarse bastante, algo no aconsejable con un producto que cuesta un mínimo de 399 euros. Opino que no se trata de la actitud correcta, y a continuación os resumo los motivos por los que creo que no deberías precipitarte en decidir qué consola elegir:

El catálogo de PlayStation 4: de la opción de Microsoft hemos visto muchos e interesantes juegos, pero Sony ha revelado muy pocos títulos. Pienso que se deben guardar algún as en la manga, pero no lo sabemos seguro, así que mejor conocer antes qué podemos esperar.

Kinect: por ahora apenas hemos comprobado cómo se integrará este accesorio en los juegos, ni sus nuevas capacidades en los títulos casual o si al fin aportará algo a los juegos más tradicionales como se ha venido prometiendo. Se trata de un tema que yo considero muy importante.

PlayStation Eye: ¿Habrá muchos o pocos juegos? ¿Serán de corte familiar o adultos? ¿PlayStation Move resultará importante? La estrategia de Sony en este campo no está clara, y a determinados usuarios les resultará imprescindible conocerla un poco más.

Gráficos: muchos optarán, sencillamente, por la consola más potente. Por desgracia, a día de hoy ignoramos cuál es, por lo que deberemos esperar un poco tras el lanzamiento para tenerlo claro.

Aplicaciones y contenidos de Xbox One: la máquina de los de Redmond se nos ha vendido como un centro de entretenimiento total, pero desconocemos qué política exacta seguirá con las aplicaciones, ni tampoco el material audiovisual que ofrecerá al mercado español.

Retrocompatibilidad: la empresa nipona la ha prometido por medio de Gaikai, y suponemos que funcionará bien, aunque no se ha comentado qué precios tendrán los juegos. Pero no tenemos ni idea de si Microsoft la hará posible (hemos de imaginar que sí) ni de qué modo.

Mandos: por mucho que te hablen de un mando, no puedes estar seguro de cuál te gusta más hasta que lo tienes en la mano, y eso no pasará hasta que ambos productos lleguen a las tiendas y los podamos disfrutar en vivo.

Estas son las razones por las que yo no reservaría ni una PlayStation 4 ni una Xbox One. Aunque tengas prisa por cambiar de generación, lo mejor es primero probarlas con calma, ver lo que opina crítica y público y decidir cuál adquirir tras unas semanas de su lanzamiento. Aunque claro, realmente considero que ninguna consola es muy aconsejable comprarla el primer año de su vida, puesto que se trata de en el que peores y menos juegos salen, y en el que más cara resulta. Si puedes, te recomiendo esperar ese tiempo para cambiar de generación, pero si la impaciencia te posee, mejor decide una vez hayas podido probar lo que te vas a llevar a casa.

Archivado en Microsoft, PlayStation 4, Reservas, Sony, Videojuegos, Xbox One
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (15)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion