La primera pistola impresa en 3D con metal es capaz de disparar cincuenta tiros

COMPARTIR 0 TWITTEAR

No cabe duda de que la impresión en 3D va a cambiar nuestras vidas, permitiéndonos crear objetos según nuestras demandas, democratizando el diseño y abriendo nuevas posibilidades creativas. Pero una tecnología con tanto potencial suele encerrar un lado oscuro, y en este caso se trata de la capacidad de fabricar armas de fuego con ella. Ya hubo intentos exitosos utilizando plásticos como base, y ahora nos llega un modelo mucho más fiable, en metal. Y, por suerte, aún no disponible para el público en general.

Pistola impresa en 3D con metal

La impresión 3D representa un futuro muy interesante, aunque queda todavía algo lejana en el tiempo para el consumidor convencional. Pero, mientras algunos emplean esta tecnología para hacer dulces o poner su cara a un personaje de Star Trek, otros le dan usos más discutibles. Y es que ya se habían creado hace tiempo las primeras pistolas, aunque a base de plástico, lo que limita su vida útil y fiabilidad. Sin embargo, la capacidad de que se salten los detectores de metales y la facilidad que implica fabricarlas con un equipamiento sencillo ha levantado temores respecto a que los malhechores pudieran empezar a trabajar con estas armas.

Pues bien, la firma Solid Concepts ha imprimido en 3D por primera vez una pistola usando metal. Se trata de un modelo clásico, formado por más de 30 elementos, y que parece que funciona bien: ha conseguido disparar más de 50 tiros. Por ahora, esta novedad no llegarán al gran público, ya que el coste del equipamiento requerido y la dificultad de su manejo resultan elevados, así que no hay que temer que se popularicen demasiado. La firma quiere demostrar con esta iniciativa que la impresión 3D está aquí para quedarse, y abre las puertas a pedidos de clientes con necesidades específicas.

El lado positivo es que Solid Concepts tiene una licencia en Estados Unidos para realizar su trabajo, aunque en ese país las armas de fuego se encuentran demasiado extendidas, y en el futuro incluso las máquinas harán uso de ellas. Desde luego, sólo podemos desear que la impresión 3D en metal tarde en extenderse, para evitar que proliferen las pistolas. Aunque, por otro lado, la opción de diseñar objetos en un material más fuerte también abriría las puertas a interesantes aplicaciones en muchos sectores. Como siempre, la tecnología es neutra, y de nosotros depende hacer buen o mal uso de ella.

¿Qué opinas de este tema? ¿Te asusta que las armas puedan volverse más accesibles, o crees que se trata del precio a pagar por el progreso?

Archivado en Armas de fuego, Impresión 3D
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (3)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion