¿Tendrán los cascos de realidad virtual futuro entre los usuarios domésticos?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Oculus Rift

A veces creo que se trabaja en nuevos productos por pura ansia de avance tecnológico, sin que esté nada claro que vayan a gozar de aceptación popular. Esa es mi impresión con Google Glass, y también con la realidad virtual. Esta tecnología, que durante un tiempo pareció tratarse de una moda con escaso éxito en los años 90, se ha puesto de actualidad con Oculus Rift, un proyecto centrado en los videojuegos que todavía se encuentra en fase de desarrollo. Se rumorea que Sony podría presentar su propia propuesta para PlayStation 4 en poco tiempo, y lo cierto es que la parte del hardware ya la domina, al menos algunos aspectos.

Es verdad que el sistema ofrece ventajas: una capacidad de inmersión en el juego enorme, nuevas posibilidades en el uso de la cámara en primer persona, un efecto 3D muy conseguido… Hay muchos detalles que mejorar en un campo tan experimental, pero el concepto puede revolucionar la forma en la que disfrutamos del ocio electrónico. Incluso se trataría de una posibilidad interesante para ver películas y televisión, ya que se consigue simular el efecto de una pantalla de dimensiones enormes en un dispositivo compacto, cuyo uso no molesta al resto de los miembros del hogar.

A pesar de los innegables puntos positivos de estos cascos de realidad virtual, yo les veo muy poco futuro, excepto entre los aficionados más entusiastas. La inmersión que producen puede volverse un grave problema, ya que separan por completo al jugador de su entorno. Resulta complicado echar una ojeada a un mensaje que nos llegue por WhatsApp, o que un padre controle el contenido que visualiza su hijo. Desparece el multijugador local, y ver una película dejaría de ser una experiencia grupal. Además, habría que comprar más de un aparato, o nos veremos forzados a turnarnos en su uso doméstico.

A pesar de que veo atractiva la idea detrás de Oculus Rift, pienso que sus desventajas le impedirán alcanzar el éxito entre el gran público. Si a eso sumamos que el precio será elevado si las especificaciones se ponen a la altura, creo que sólo el sector más geek apostará por este sistema. Personalmente, la tecnología me parece muy prometedora, pero no creo que un dispositivo de realidad virtual consiguiera que dejara de utilizar mi televisor de forma principal para disfrutar de los videojuegos. Es sí, para un uso puntual uno de estos cascos me parece de lo más interesante.

¿Qué opinas del tema? ¿Esperas con ansia la llegada de estos aparatos, o no te llaman especialmente?

Archivado en Oculus Rift, Realidad virtual, Sony
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (6)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs