Nuevas investigaciones sobre los marcadores de ADN nos acercan a la “eterna juventud”

COMPARTIR 0 TWITTEAR

¿Mantenerse por siempre joven resulta una posibilidad real, o un sueño que los científicos comparten con el resto de humanos, pero que está fuera de nuestro alcance? No lo sabemos, aunque sí que es cierto que el avance de la técnica ha conseguido muchos logros impensables. Steve Horvath, un genetista de la UCLA, ha investigado los marcadores de ADN asociados a la edad, y piensa que revertir el envejecimiento podría lograrse en el futuro, aunque a largo plazo.

Pintada callejera de ADN

La medicina ha curado más de una enfermedad y sigue trabajando en otras tan complicadas como el Alzheimer, pero si hay algo inevitable, es la muerte. Hay quien piensa que aspirar a la inmortalidad por medio de la ciencia no se trata más que cambiar nuestra fe en la religión por una especie de “nuevo dios” moderno. Pero, si conseguimos algo que hace siglos parecía tan imposible como poner un hombre en la luna. ¿quién sabe lo que nos pueden deparar las próximas décadas? Por eso resulta importante poner las bases de lo que el día de mañana puede representar una tecnología clave.

Steve Horvath, genetista del UCLA, ha estado investigando sobre los marcadores en el ADN asociados a la edad, encontrando 353 diferentes, una especie de reloj biológico. Ha descubierto variaciones en los tejidos, un corazón humano parece 9 años más joven de lo que es, mientras que un tumor aparenta 36 años más de los que tiene el paciente. No está claro que devolver estos marcadores a su estado original realmente implique un rejuvenecimiento total ni parcial del sujeto, pero el investigador ya piensa en cómo intentarlo. Se utilizaría una técnica experimental que ha logrado transformar células adultas en células madres, poniendo el “reloj biológico” a cero.

Por ahora, se trata de pura ciencia básica, pero no podemos descartar que a largo plazo logre cambiar por completo las vidas de las personas. Desde luego, hay iniciativas en busca de la inmortalidad bastante más descabelladas, mientras que la investigación de Horvath no promete por ahora nada en firme, sólo sugiere posibilidades atractivas. Esperemos que continúen los avances en este campo, pero lo más sensato es que no mantengamos la esperanza de que los descubrimientos clave lleguen a tiempo para prologar y mejorar nuestra vida de manera decisiva.

¿Qué te parece este tema? ¿Crees que se trata de una línea de investigación que vale la pena, u opinas que resulta dudoso que se logre el objetivo último de la “eterna juventud”?

Imagen | thierry ehrmann

Archivado en ADN, Inmortalidad, Salud
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (6)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion