¿Debería plantearse Microsoft ya un pack de Xbox One sin Kinect?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Kinect de Xbox One

Uno de los primeros rumores sobre la nueva consola de Microsoft ya hablaba de que Kinect iba a resultar obligatorio, y esto no ha cambiado a lo largo del errático proceso de lanzamiento. Yo llegué a valorar la decisión como potencialmente prometedora, pero la realidad es dura: el control por movimiento se aprovecha muy poco en los juegos, y para el manejo de la interfaz se vuelve completamente innecesario. Respecto a los comandos de voz, tampoco es que funcionen perfectamente, pero resultan algo más útiles. Microsoft incluso podría estar pensando en dar más potencia a la máquina eliminando los recursos reservados a este periférico.

Y es que Xbox One cuenta con un mejor catálogo que PlayStation 4 y, aún así, vende menos. Que resulte 100 euros más cara se trata de uno de los motivos, y Kinect supone un coste importante, que se podría eliminar. Microsoft conoce los juegos que se están desarrollando (propios o de terceros), y puede valorar si hay alguno que saque verdadero partido al dispositivo. Si no hay ninguno interesante, creo que ha llegado la hora de empezar a trabajar en el software de la consola para poder vender una versión que no incluya Kinect a lo largo de los próximos meses.

No deberíamos juzgar una consola hasta que lleve un año en el mercado, pero la compañía de Redmond no se puede permitir darse tanto margen si no quiere quedarse atrás frente a Sony. Aunque se elimine el accesorio, veo posible que se pudiera mantener el control por voz incluyendo micrófonos en la consola y en el mando. El objetivo sería vender la máquina por 399 euros/dólares y plantar cara a su rival. Los usuarios nunca se han sentido muy satisfechos con la experiencia de Kinect, así que tampoco lo echarían de menos, y siempre podría comercializarse por separado para los interesados.

Creo que, si Microsoft no está desarrollando juegos verdaderamente atractivos para el periférico, debe replantearse urgentemente su estrategia. Con una consola menos potente que PlayStation 4 y con Titanfall como única baza a corto plazo (que tampoco aprovecha Kinect), está claro que reducir costes y bajar el precio representa la mejor opción para tener posibilidades de dominar la generación (si es que la empresa aún se lo plantea). Claro que deshacerse del periférico tardará unos meses: habrá que adaptar el sistema operativo de la máquina, y un cambio de opinión en muy poco tiempo tras el lanzamiento se podría interpretar como que la plataforma va por mal camino, alejando más a los compradores.

¿Qué opinas del tema? ¿Kinect sí o Kinect no?

Archivado en Kinect, Microsoft, Videojuegos, Xbox One
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (18)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

  • Alex Kidd dice:

    SI. Simple y contundente. Y a cada segundo que pasa es un segundo perdido. PS4 gana terreno por 2 claros motivos; 1.- 1080p 2.- 399€ Si al menos hubiese un juego por el cual Kinect mereciese la pena, pero no lo hay. Sé que llegaría con el tiempo, pero la batalla es ahora.

    • Carlos Rey dice:

      Hay ciertas políticas que una empresa no pueda cambiar a bote pronto, de hacerlo reconocerían el error y estarían asumiendo su completo fracaso. Las empresas nos disfrazan los resultados y, aun así, intentan hacernos ver que su producto es el mejor aunque cueste algo más. Si Xbox se vendió más que PS3 la razón de peso a sido su precio. Está claro que Xbox 360 tiene muy buenas cosas pero Playstation lleva un tiempo en el mercado y a demostrado ser mucho más fiable que Xbox en todo momento.

  • […] Una de las quejas por parte de los consumidores era la inclusión a la fuerza de Kinect, esto hace que el precio de la consola fuera superior a la de Sony, 100 euros más para ser exactos. Muchos hubieran deseado que hubiera sido opcional, al igual en un futuro si ven que la PlayStation 4 sigue teniendo mejores ventas acaban por sacar una Xbox One más barata que no incluya Kinect. […]

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion