La biotecnología nos volverá veganos, y comeremos mejor que nunca

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Carne de laboratorio

Sí, a todos nos gusta un buen chuletón de ternera, pero lo cierto es que comer carne se trata de un lujo en más sentidos que el puramente económico. Para empezar, por la propia vida del animal que se tuvo que matar, y por la enorme cantidad de recursos necesaria para que llegara a nuestro plato. Además, la carne no siempre resulta especialmente sana dependiendo de las grasas que lleve, y muchas veces los animales reciben tratamientos con antibióticos nada recomendables. Por último, un filete no ofrece garantías de sabor, puede variar bastante dependiendo de su origen.

Sin embargo, lo cierto es que la posibilidad de crear carne en fábricas ya no pertenece al ámbito de la ciencia ficción, aunque tampoco resulta algo posible a día de hoy. Así que vamos a analizar el tema de cómo la biotecnología podría llegar a proporcionarnos una carne artificial capaz de satisfacer nuestras necesidades de forma mucho más eficiente y responsable. Comienza nuestro recorrido por el futuro de la carne:

Los veganos, llenos de razón

Sí, todos tenemos un amigo vegano que nos parece muy pesado con su defensa de la vida. De lo que rara vez nos solemos percatar es que lo molesto no es su insistencia, sino que tiene razón. El bienestar humano se asienta sobre el sufrimiento de los animales. La verdad, viendo la gran cantidad de voces que se alzan contra el maltrato de perros y gatos, me parece increíble que se siga comiendo carne y pescado. Una vaca no es tan adorable como un perrito recién nacido, pero no por eso tiene menos derecho a vivir.

Verduras

En mi humilde opinión, el veganismo es un paso lógico que el hombre dará en las próximas décadas, o siglos, en el peor de los casos. Del mismo modo que se ha suprimido la esclavitud, reducido el machismo o prohibido el maltrato de mascotas, llegará un momento en el que la sociedad exigirá proteger a todos los animales. Obviamente, la disponibilidad de carne artificial a un coste asequible aceleraría ese proceso de una forma muy importante.

La carne, insostenible

Hay científicos que creen que nuestra forma de ingerir proteínas no es aceptable, y apuntan a los insectos como una fuente mucho más razonable. Por desgracia, el ganado consume una cantidad de agua y terreno que no nos podemos permitir. Es más, muchas veces se dedican parcelas a alimentar animales, pero realmente sería necesario plantar vegetales para alimentar a los habitantes de los países menos desarrollados. Por otro lado, las vacas emiten gases de efecto invernadero a una escala considerable, aunque nos sorprenda.

Incluso se ha propuesto que la carne soporte impuestos como el tabaco o el alcohol, dado que el ganado requiere del 30% del terreno disponible para cultivos y el 8% de nuestra agua potable. Además, el abuso de los antibióticos en los animales está acelerando el ritmo al que las bacterias se vuelven resistentes a estos fármacos. Queda claro que nuestro planeta no se puede permitir que comamos un filete todos los días.

Imagen de una vaca

¿Es posible la carne artificial?

Sí, es posible, y de hecho en el año 2013 ya se elaboró la primera hamburguesa de laboratorio. Sin embargo, puede que estemos a muchos años (incluso décadas) de la llegada de la carne artificial al gran público. Esta hamburguesa experimental costó 325.000 dólares, y se creó con equipamiento para la investigación, no con aparatos diseñados para un uso industrial. Sin embargo, lo importante es que exista un método, y el tiempo lo hará accesible. Muchos cosas cotidianas a día de hoy parecían una fantasía en siglos pasados.

Así que se trata de llevar este concepto a la realidad, y mejorarlo, porque el sabor no se puede controlar con la tecnología actual. Aunque la creación de tejidos artificiales tiene primero el reto de poder sustituir a los de origen humano en injertos, así que estamos lejos de poder centrarnos en los alimentos. Pero, cuando la técnica se encuentre lista, no sería nada raro que pasaran pocos años antes de que los costes de la carne de laboratorio fueran inferiores a los que supone el larguísimo proceso de criar, alimentar y sacrificar vacas, cerdos o pollos.

La carne perfecta del futuro

Lo cierto es que aquí hablamos de un tipo de carne perfecta en todos los aspectos, o al menos es lo que en la teoría se podría lograr. Para empezar, no sería necesario matar animales, y con el paso del tiempo es posible que los recursos necesarios para fabricarla se vuelvan reducidos. Por otro lado, cuando se domine el sistema se podría crear una carne nutricionalmente más óptima, o incluso más sabrosa que la tradicional. Además, esta carne fabricada industrialmente no llevaría antibióticos, y se podría controlar con más facilidad los aditivos usados.

Hamburguesa vegana

Es probable que esta carne artificial acabe por resultar mucho más asequible que la actual. Ahora bien, todos sabemos que los sueños tecnológicos a veces acaban en pesadillas. Quizá la carne artificial no sea sana, barata ni ecológica, aunque tenga ese potencial. Si pensamos que los recursos disponibles a día de hoy en las sociedades occidentales, podríamos llevar dietas casi idóneas, pero lo cierto es que la obesidad y los problemas cardiovasculares resultan muy frecuentes. Así que la carne perfecta es posible, pero eso no quiere decir que se vaya a hacer real.

¿Qué opinas de este tema? ¿Cambiarías tu deliciosa hamburguesa de ternera por otra salida de un laboratorio, o te parece una idea antinatural?

Archivado en Alimentación, Biotecnología, Carne
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (6)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion