Preview: OnLive, el futuro de los videojuegos

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Nuestra música, nuestros videos, nuestras fotos… poco a poco toda la información deja los discos duros y pasa a estar en la nube. ¿Ha llegado también la hora de que los videojuegos se unan a esta tendencia?

OnLive nos propone disfrutar de los videojuegos en streaming, tomando de éxitos como Spotify o YouTube su idea central y llevándola un escalón más allá. Muchos habréis oído hablar del servicio, pero lo resumiremos para quien no lo conozca. OnLive ejecuta en nuestro ordenador un programa muy sencillo que nos muestra el video del juego, procedente de Internet. Y se encarga de que nuestros movimientos con el ratón y el teclado (o el mando) lleguen al servidor remoto, que es el que está realizando el trabajo duro. Por lo tanto, la potencia gráfica de nuestro equipo se vuelve irrelevante para disfrutar de un título puntero, todo se procesa al otro lado de la conexión. Una idea que podría cambiar completamente la industria del videojuego y reducir enormemente las renovaciones de hardware lúdico.

Preview: OnLive, el futuro de los videojuegos

Esta idea revolucionaria planteó desde el principio mucho escepticismo. Tenéis gran cantidad de análisis de medios estadounidense que os pueden dar una idea del funcionamiento del servicio. Nosotros vamos a hablar de las experiencias propias que hemos tenido con OnLive en España. Aunque, como luego os explicaremos, en nuestro país no se puede valorar de forma completamente correcta. Pero un verdadero gamer tiene que probar las cosas por sí mismo en cuanto tiene la oportunidad. Empezamos con nuestra impresiones.

El aspecto técnico

El primer tema que preocupaba bastante era la latencia. En el momento que nosotros pulsamos un botón, la señal va a los servidores, se procesa, y el video es enviado de vuelta. Obviamente, el retraso de la imagen tiene que ser mayor que si el software se ejecutara en nuestro propio ordenador. He probado OnLive durante varias semanas para formarme una opinión, y puedo decir que la respuesta a nuestras acciones no es inmediata, pero que desde luego todos los títulos son perfectamente jugables. Lo cierto es que mi conexión de cable tiene un ping bueno, otras pruebas que realizé con ADSL dieron como resultado la imposibilidad de empezar siquiera a jugar.

En ese sentido, no se puede olvidar que OnLive se dirige a día de hoy a los Estados Unidos. Son conscientes de que hacen falta servidores cercanos a los usuarios para ofrecer una buena experiencia, y el acceso internacional se ofrece sin ninguna clase de garantía ni soporte. De hecho, es necesario tener una tarjeta bancaria estadounidense para poder comprar un juego, en mi prueba sólo he podido acceder a las numerosas demos y a los títulos promocionados. Pero que el servicio funcione en España a pesar de estos inconvenientes lo podemos considerar un éxito, y la situación sólo puede ir a mejor.

Otro problema es la velocidad mínima para acceder. Son necesarios tres megas, pero se recomiendan más de cinco. Hablamos de anchos de banda reales y sostenidos, no de los que muchos operadores anuncian pero no pueden cumplir ni remotamente. En mi caso, con seis megas a veces tengo cortes y emborronamientos de la imagen, pero en general el aspecto es correcto. Por desgracia, en España aún hay muchos hogares que en la práctica no disfrutan ni de tres míseros megas. Y no hay que olvidar que estos valores nos permiten tener video en 720p. Cuando ofrezcan resoluciones Full HD, los requisitos van a cambiar. Así que parece que nuestra conexión a Internet puede ser un problema.

Preview: OnLive, el futuro de los videojuegos

Respecto a los gráficos, OnLive nos sugería que podríamos disfrutar en un netbook con gráficos dignos de un ordenador gamer. Sin duda, los equipos de gama baja van a conseguir gracias a este servicio un aspecto visual muy superior al que normalmente podrían ofrecer, pero no debemos engañarnos: los servidores no ejecutan los juegos en sus niveles más altos de calidad. En general los gráficos son similares a los de una PS3 o una Xbox 360, si bien hay diferencias palpables entre un título y otro. Pero desde luego, en ningún caso tenemos el rendimiento de un ordenador de gama alta.

El catálogo de juegos

Ya hemos visto que hay problemas técnicos, pero no puedo dar un suspenso a un sistema que me ha hecho disfrutar de una experiencia más que correcta. Sobre todo considerando que fuera de Estados Unidos no hay soporte oficial. Otro tema muy distinto es el catálogo. Por un lado, tenemos el llamado “PlayPack”, un listado de unos 40 juegos del que podemos disfrutar ilimitadamente por una cuota de 9.99 dólares al mes. Son títulos antiguos y sencillos, dentro de ellos destacan Bioshock, Tomb Raider: Underworld, Trine y LEGO Batman. Creo que deben ofrecer más calidad y, sobre todo, más cantidad para que una suscripción de este tipo sea atractiva.

Los juegos normales los podemos comprar para un uso ilimitado (se nos garantizan tres años de disponibilidad) o bien alquilar. Pero la selección no es muy amplia ni demasiado destacada. Como novedades tenemos Homefront (que se estrenó el mismo día del lanzamiento físico), Metro 2033 y Assassin´s Creed: Brotherhood. En el fondo de catálogo hay títulos interesantes como Batman: Arkham Asylum, Assassin´s Creed 2, Borderlands, Splinter Cell: Conviction , NBA K11, Mafia 2 o Darksiders. Supongo que encontraréis el catálogo atractivo pero con grandes ausencias. Concretando, no hay ningún juego de Activision ni de EA. En la recámara tenemos dos bombazos como Batman: Arkham City y Deus Ex: Human Revolution.

Preview: OnLive, el futuro de los videojuegos

En lo que a precios respecta, no podemos decir que sean especialmente competitivos. Aunque es cierto que desde el día del lanzamiento he podido ver numerosas promociones. Los usuarios más atentos han tenido, en momentos concretos, oportunidad de comprar cualquiera de los juegos disponibles con un descuento del 50%.

A modo de resumen, creo que OnLive ha demostrado que su idea es técnicamente viable. Es sólo cuestión de tiempo que más empresas sigan su modelo. Poco a poco todos los contenidos van migrando a la nube, y los videojuegos no van a ser las excepción. Es un futuro lleno de oportunidades, esperemos que la industria del ocio electrónico sepa sacarle partido.

Página oficial | OnLive

Archivado en Cloud Computing, OnLive, Streaming, Videojuegos
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (4)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion