Vivir sin piratería, mi experiencia personal

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Desde el convencimiento de que el trabajo ajeno debe ser recompensado (no así la codicia de las industrias de los contenidos), hace tiempo que me he propuesto sólo acceder al entretenimiento y a las aplicaciones de manera oficial. No temo que caiga sobre mí el peso de la ley, que por ahora no parece querer perseguir al usuario final, sino que pienso que Internet no es una “barra libre” de la que podamos coger lo que nos apetezca, y yo decido apoyar con mi dinero a los creadores que dan vida a los productos que me apasionan.

Logotipo del portal de enlaces The Pirate Bay

Supongo que todos los lectores de Xombit respetan el trabajo ajeno y, si no están dispuestos a pagar por una pieza de música, vídeo o software, se abstienen de obtenerla a través de servicios de intercambio de archivos o de descarga directa. Yo hace tiempo que sigo esa política, y no me preocupa realmente que me puedan multar, sino que considero que se trata de una cuestión de honestidad. Aunque valoro muy positivamente a quienes ofrecen su trabajo con licencias permisivas, respeto el derecho a ganarse la vida de los autores. Y creo que se puede aceptar perfectamente esto.

Respecto a la música, un bien para mí imprescindible, me pasé a Grooveshark tras pagar varios años la cuota de Spotify. La verdad es que no estaba igualmente satisfecho, y documentándome para este artículo descubrí que no resultaba tan “legal” como inicialmente pensaba, por lo que volví a Spotify . En cuanto al software, utilizo habitualmente alternativas libres (ni puedo pagar ni necesito Photoshop) y, si son para móviles, sus precios asequibles me permiten adquirirlas. Me parece triste navegar en busca de un APK lleno de malware por no pagar 99 céntimos de euro a alguien que seguramente vive de eso.

No me gustan las series, comencé un par en un popular sitio de dudosa reputación, y uno de los motivos por los que las dejé fue su dificultad de uso y mala calidad de vídeo. Si me interesaran, creo que las vería en televisión, aunque no sé ni qué canales tengo en casa ni lo que cuestan las alternativas premium. Sobre al cine, soy muy inflexible. Si me atrae una película acudo a una sala, en caso de no tener oportunidad espero a que salga en Blu-Ray y la alquilo. Y es que los precios de los alquileres online no me parecen en absoluto aceptables.

Reconozco que tengo consolas pirateadas en casa (¿quién no?) pero uso casi en exclusiva una Xbox 360 que está como vino de fábrica. Si no me puedo permitir comprar el GTA V, pues espero a que baje de precio o acudo a la segunda mano, no se me ocurre recurrir a sistemas “alternativos”. Y, frecuentemente, me paso por las rebajas de Steam en busca de títulos indie. Respecto a los libros, sólo los descargo digitalmente para practicar inglés, y escojo aquellos cuyos derechos han caducado. Si se trata de una lectura de placer, viendo el precio excesivo de las ediciones electrónicas, prefiero optar por la versión en papel.

Obviamente, no me puedo permitir ir todas las semanas al cine, comprar todos los juegos que quiero ni adquirir aplicaciones de manera ilimitada. Igual que no puedo conducir un Porsche o tener un chalet en la playa. Pero eso no es motivo para que robe aquellas cosas que quiero poseer. Espero que mi opinión te parezca interesante, y valores pasaros al “lado luminoso”.

¿Qué opinas de este tema? ¿Estás de acuerdo con mi forma de actuar, o ves de otra manera el tema?

Archivado en Ciberderechos, Derechos de autor, Piratería
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (6)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

  • Gerardo dice:

    Concuerdo contigo, pero por ahora soy estudiante y no puedo trabajar y descargo música gratis xD pro es un hecho que cuando trabaje compraré las canciones y demás cosas

  • Andrés dice:

    ¿Así que además de pagar canon pagas por todo lo que dices? Mmmmmm…. Con todos mis respetos decirte que no me lo creo… Este artículo suena como si hubieses descargado tanto que sientes el punto de mira de las autoridades y temes que en cualquier momento entren por la ventana en plan SWAT y te digan ¡te pille! Y tu digas ¡no, no, que ti soy un tipo muy legal, mira este artículo!…. ¡ah vale Miguel, perdona la interrupción, nos vamos!

    Espero que no te moleste mi comentario, tomártelo como yo me tomo tu artículo: en clave humor.

    Saludos!

    • Miguel Regueira dice:

      Nunca fui de descargar mucho, ni en el época del boom, no me gustaba acumular cosas que nunca iba a ver o jugar.

      Eso sí, hay cosas de las que no me arrepiento piratear: si te gustan las series de animación japonesas, la alternativa legal pasa por esperar años a que lleguen a España, si es que lo hacen, y no creo que sea una opción muy razonable.

      • Andrés dice:

        Descargarse muchas cosas no siempre implica que no las vayas a utilizar por lo menos en mi caso.

        ¿Entonces descargas anime? Ay, ay, ay, piratilla… jejeje ! Es broma 😉 A mi me parece bien que no descargues pero hay que tener en cuanta que cuando nos impusieron el canon contaban de alguna forma con que ibamos a descargar de forma no legal. Si quitan el canon me plantearé cambiar de opinión respecto a las descargas.

        Como dato añadido decirte que hasta no hace mucho, justo hasta que empezaron a cobrarme más por comprar un cd/dvd me compraba todas las películas originales (colección de unos 300 títulos) pero después de que saliese aquello como que… no me parecía justo.

        Un abrazo Miguel

  • […] se esconden muchos más factores que no cabrían en un solo artículo. Hace poco nuestro compañero Miguel Regueira en Xombit opinó en un excelente artículo sobre el porqué cree que la piratería no es algo […]

  • Oscar dice:

    Es una bonita intención, sin duda, pero en muchos casos resulta casi imposible. Como lo mencionas, el comic, el manga y el anime no son cosas que se consigan con facilidad en los países de habla hispana, y lo más seguro es que jamás llegue una versión legal de esas cosas.

    Pero también hay otros casos en los que los productos son una necesidad, no un lujo, como los software de muchos tipos que se usan en distintas universidades, también está el caso de los libros. Definitivamente son cosas que un estudiante difícilmente se puede costear. Incluso existe el caso de profesionales recién graduados que no pueden costear esas cosas.

    Otro punto que vale la pena mencionar es el valor de ciertos artículos, cuyo precio de compra es bastante exagerado, sobretodo porque hay productos que una vez terminados son reproducidos infinidad de veces y cada copia se vende a precios que harían pensar que son únicas.

    El problema de la piratería radica en que las personas que fabrican los productos quieren recibir ganancias descomunales por esos productos, si estuvieran dispuestos a recibir menos por cada copia individual, muy seguramente recibirían mucho más al sumar el total de las ventas.

    • Andrés dice:

      Como bien dices es muy difícil vivir sin descargar ilegalmente algo, muy difícil sobre todo si trabajas además con cierto software. Por ejemplo conozco al vecino de un primo que tiene un amigo, que conoce a uno de su barrio (jeje) que es diseñador gráfico, comprar el photoshop son 1250 € por lo menos en la versión CS6 y si además utilizas illustrator e indesign, y alguno otro más el susto puede ascender a los 5000 €, así que este chico (guiño) me comentó que no se lo puede permitir, sobre todo en este sector que está bastante prostituido, eso es casi lo que ganaría en medio año y con suerte.

      Si abaratasen los costes seguramente optaríamos por una versión original del producto.

      • Miguel Regueira dice:

        No sé si un diseñador gráfico puede usar GIMP, pero yo es la única herramienta que empleo en el blog, y para mis necesidades me sobra.

        La verdad, ignoro si el precio de esa licencia está justificado, pero sí soy consciente de que mucha gente se baja Photoshop porque le suena el nombre, y realmente le sacan el mismo partido que al Paint xD.

      • Andrés dice:

        Negativo Miguel, el GIMP se queda muy corto, mucho. Si que hay de los que se bajan por bajar y estoy 100% convencido que ni lo llegan a utilizar o incluso instalar pero los que trabajan con esos programas a día de hoy y en España, sobre todo para los que empiezan no queda otra que… piretebay.

        El paint es la leche!! A día de hoy lo sigo utilizando aunque sólo por puro entretenimiento y más por la romanticismo, jejeje!

  • […] cierto es que hace bastantes años que estoy posicionado en contra de la piratería y a favor de las industrias culturales y de entretenimiento. Pero eso no quiere decir que todo […]

  • […] os he hablado de cómo es posible vivir prácticamente sin piratería si uno está convencido de que el trabajo de los creadores debe ser recompensado. Podría parecer […]

  • […] servicio de streaming musical Spotify ha demostrado que es posible enfrentarse con éxito a la piratería musical. Ya que ofrece un catálogo amplio por sólo 9,99 euros al mes (4,99 si no nos importa usar […]

  • Pablo dice:

    Buenas Miguel,

    Hace unos meses ya que vendí mi Xbox 360 pero sigo informándome de vez en cuando del panorama de los videojuegos. Creo que Microsoft cuando iba a presentar la Xbox One dio a entender que no se iban a poder comprar juegos de segunda mano, que hacía daño a la industria. Finalmente creo que lo retiraron por la competencia de Sony, pero está claro cuales son sus intenciones.

    Y aquí llegamos a un punto importante: el mercado de segunda mano. Yo sé que comprar cosas, tener las cosas “mias” de manera privada, es algo que pone a todo el mundo, tenemos inculcado el derecho a la propiedad privada y esto hoy en día es inamovible. Sin embargo, el hecho de compartir, prestar, regalar, comprar de segunda mano, es algo que los fabricantes detestan. Claro que pierden dinero, pero no tiene sentido que yo me compre un Starcraft II, lo instale en mi ordenador, y ya mi hermano no pueda usar el mismo código, por lo que en casa hay que comprar dos juegos.

    Son cosas que no me entran en la cabeza, una política de consumo enfermiza. Por eso digo, me parece estupendo pagar por el trabajo de las personas, es algo que hay que hacer aunque con el tema de la virtualidad del esfuerzo y producto de trabajo es más difícil de valorar. Pero cuidado con estas empresas, cuidado con estos monstruos capitalistas y, sobre todo, con sus ideales de sociedad de consumo.

    Ellos, con sus Xbox One, son los primeros que provocan que la gente en las fábricas de Asia quieran cortarse las venas por trabajar en esas condiciones, son ellos los que proponen salarios inmensos para sus directivos y de risa para sus empleados, para la base de la empresa.

    Buena idea de artículo, sería bueno sacar quizás una serie de ellos analizando algunos mercados como este de los videojuegos.

    Un saludo Miguel!

    • Miguel Regueira dice:

      La verdad es que hay sistemas de DRM que me parece que llevan las restricciones demasiado lejos, como el que se pretendía implementar en Xbox One. Y no me parece mal que haya gente que prefiera optar por la piratería en vez de una de estas alternativas legales, porque el DRM al final hace que pagues por algo que no es tuyo. Todo depende de cómo se implemente, pero precio bajo y condiciones aceptables resultan básicas para que una alternativa legal tenga éxito.

  • […] he hablado en alguna ocasión de que se puede vivir sin piratería y de que me parece que los autores deben recibir una remuneración justa por su trabajo. Con […]

  • […] al migrar mi primer ordenador de Windows 98 a la última versión, en una época en la que la piratería parecía lo más lógico y lo correcto. Resultó revolucionario en su momento, pero ya han pasado […]

  • […] cierto es que, en el tema de la piratería, resultan muy habituales los casos de doble moral. Sin ir más lejos, Estados Unidos lucha contra […]

  • […] desgracia, quien quiere ver temporadas completas seguidas de las series suele tener que recurrir a la piratería, ante la escasez de opciones legales en nuestro país para el consumo en streaming. Y es que se ha […]

  • […] me posiciono en contra de la piratería, no creo que la solución al tema pase por medidas restrictivas, cierre de páginas web ni […]

  • […] de un servicio muy interesante, que ha revolucionado nuestra forma de escuchar música, y que se enfrenta a la piratería con muy buenos argumentos. Sin embargo, ha recibido críticas porque, en la distribución de […]

  • […] de lo que esta herramienta es, hay que hablar primero de un editor de imágenes que nació como la alternativa de la comunidad Linux a Photoshop. Evidentemente, estamos hablando de GIMP. Aunque no lo parezca, GIMP es muy popular entre una base […]

  • […] Vivir sin piratería no es tan malo como parece. Yo mismo he ido adoptado esta actitud con el paso del tiempo y consumiendo solo el contenido que realmente quiero ver. Es verdad que a veces necesitamos algún contenido pirata si no tenemos muestras del producto final pero intentemos evitarlas, no descarguemos contenido que no vamos a consumir. Si estás buscando éxitos que no fallen, te recomendamos algunas de las mejores series que podrás ver este año. […]

  • […] de media todos los días. Un éxito que demuestra que hay personas que están dispuestas a prescindir de la piratería si disponen de alternativas […]

  • […] verdad es que no uso clientes de BitTorrent y estoy desconectado de ese mundillo, porque creo que se puede vivir sin piratería si nos lo proponemos. Pero recientemente tuve que bajar un archivo sólo disponible por este medio, así que usé Google […]

  • […] la intención de comprar los juegos con tal de poder disfrutar de ellos con antelación. Aun así, es posible vivir sin la piratería y es una experiencia que todos deberíamos probar, por lo que, ¿qué mejor momento que […]

  • […] la intención de comprar los juegos con tal de poder disfrutar de ellos con antelación. Aun así, es posible vivir sin la piratería y es una experiencia que todos deberíamos probar, por lo que, ¿qué mejor momento que […]

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion